EL ALTO


09/01/2015


TERMINÓ EL AÑO

El mes de diciembre y los primeros de enero, es un tiempo cargado de actividades y de emociones y tiempo de terminar las que realizamos durante el año.

En diciembre termina el curso escolar y los niños de vacaciones, no encuentran un lugar donde ir y ocupar su tiempo, bueno algunos si, ya que las vacaciones es tiempo, para muchos de ellos, de trabajar ayudando a sus padres, vendiendo en los mercados principalmente. Así que durante este tiempo abrimos el centro para realizar una actividad muy especial: Los cevas (centros vacacionales). Y el resultado ha sido muy bueno, han venido 83 niños y fóvenes al centro.

La actividad la centramos en ofrecer un espacio donde todos los niños del barrio, asistan o no al centro juvenil o a la catequesis, puedan disfrutar de diferentes actividades. Las actividades han sido bien variadas: deporte, música, teatro, manualidades...

Junto a ellos hemos preparado la celebración de navidad, intentando dar sentido a la celebración más allá de regalos y cenas, que sientan la ternura del nacimiento de Jesús, pobre y entre los pobres, que se vean reflejados en él, que sientan que ellos son los preferidos del niño Dios. Por eso en la celebración los niños fueron el coro, representaron el evangelio, compartieron un chocolate y realmente fueron los verdaderos protagonistas.

Para terminar realizamos dos paseos recreativos:
Uno con todos los niños del centro a un parque recreativo, donde pudieron pintar, hacer manualidades, conocer la diversidad de Bolivia y divertirse.

El otro paseo fue a un parque, con los jóvenes que han participado durante todo el año, allí pudieron sobretodo jugar y compartir.

Han sido dos paseos que nos sirven para hacer grupo, para hacerles ver que si hay posibilidades de diversión sana, para muchos de ellos fue el primer paseo y la emoción se veía en sus caras.

En fin ha sido un año intenso, pero lleno de satisfacciones, ahora toca descansar un poco para comenzar de nuevo con ilusiones renovadas.

Tenemos muchos proyectos para nuestra capilla y nuestro centro juvenil, espero que las fuerzas no nos falten, lo demás vendrá por añadidura.


Un abrazo y hasta pronto.

José Adolfo

03/12/2014

ADVIENTO

Estos días hemos estado revisando nuestro actuar en la capilla, tanto en la parte de celebraciones, sacramentos, etc, como en el centro juvenil. Y yo me he quedado con varias reflexiones:

Es tiempo de adviento y el adviento nos invita a preparar nuestro corazón y nuestras comunidades al gran acontecimiento de la encarnació, un tiempo de renovación personal y social, porque esperamos el nacimiento de Dios; un Dios niño, humilde, humano. Un Dios que quiere nacer pobre entre los pobres.

 Gloria
Es tiempo de reconocer nuestra debilidad, solos no podemos. Necesitamos de las personas, de todas las personas e instituciones, sabiéndolos a ellos protagonistas de su propia transformación.

Es tiempo de no acomodarnos, de intentar crecer. Las celebraciones de estos días en la capilla, nos han llenado de alegría y esperanza. Queremos ser un centro que esté al lado de los más necesitados, de los más indefensos. Sobre todo el trabajo con niños y jóvenes que requiere de mucho amor y paciencia, sabiendo que no es tiempo de cosecha, sino de sembrar. Un centro donde los valores evangélicos se vivan en comunidad.


Grupo de la capilla en el festival
de teatro y música del colegio

Queremos salir más al barrio, al colegio, ya lo hemos hecho, pero queremos más. Por eso, hemos participado en las actividades del colegio, además de los talleres, el grupo de niños de la capilla fue invitado al festival de teatro y música, donde se promocionan los valores socio-comunitarios y religiosos y ahora comenzaremos actividades de vacaciones, donde los niños y jóvenes puedan disfrutar durante las vacaciones de un espacio de acogida y amor.

Queremos ser una capilla de puertas abiertas, donde todos quepan, donde no rechazaremos a nadie y menos a un niño o joven que viene con toda su dura vida a cuestas.

Queremos estar atentos a cualquier voz, a cualquier huella, que nos dé luz para seguir el acompañamiento de la comunidad que Dios puso en nuestras manos; de todo y de todos se puede aprender.


Primera comunión
Queremos ser consecuentes con nuestro compromiso de fer, si Dios se hace pobre, ¿Dónde mejor podemos esperar su venida, sino entre sus preferidos?, así preparar nuestro corazón para reconocer en cada niño y joven a ese Dios niño pobre. Y si Dios nos preguntara ¿Quieres que mi hijo nazca en tu casa?, podamos dar una respuesta consecuente, una respuesta desde nuestra vida.

Un abrazo.

José Adolfo

05/11/2014

EN EL COLEGIO Y EN EL BARRIO

Viendo la realidad de nuestro barrio, decidimos dar un paso más...



Colegio Pedro Domingo Murillo
En el barrio hay un colegio, con un turno de mañana para secundaria y otro de tarde para primaria, cada uno con unos 500 alumnos. Ya habíamos estado en contacto con el colegio de secundaria, con talleres y apoyo a los profesores de religión. En el colegio de primaria nuestra presencia había sido muy escasa.

Viendo la realidad de los niños y adolescentes que vienen a la capilla y al centro juvenil, nos dimos cuenta de que debíamos tener más presencia en el colegio, conversamos con la directora y nos pidió colaboración. Así que propusimos un plan de trabajo para alumnos y padres. La acogida del colegio ha sido muy buena, nos han abierto las puertas y hemos podido desarrollar, creo yo, un bonito trabajo, contando con el apoyo de una psicóloga.

Durante este tiempo hemos dado charlas, talleres y juegos formativos (que iniciamos con la presencia de los voluntarios de la diócesis de Ciudad Real) a todos los alumnos y a todos los padres.

Hemos podido constatar algunas de las carencias que sufren los niños, niñas y adolescentes. Una de las más palpables es el abandono, que provoca descuido y desatención de los niños, niñas y adolescentes en sus necesidades básicas, tanto físicas, como emocionales y de crecimiento. Y como consecuencia de este abandono se ven expuestos a diferentes riesgos: violencia, malos tratos, explotación laboral y sexual, etc.

Són múltiples los casos de niños que sufren violencia física y psicológica, por causa del consumo de alcohol de los padres o familiares, por trabajos mal remunerados y que exigen mucho tiempo fuera de casa, por pobreza y otras causas. Cada vez son más los casos visibles de niños violados, maltratados o que caen en las redes de tráfico de personas.

Niños, niñas y adolescentes que no tienen con quien hablar, quien les escuche y cubra mínimamente sus carencias afectivas. Varios de los niños que venían regularmente dejaron de venir y al verlos en el colegio, nos comentan que tienen que trabajar o cuidar a sus hermanitos o que sus padres no les dan permiso.
En el centro juvenil

Por eso vemos la necesidad de reforzar el trabajo del centro juvenil y de la capilla, no cerrándonos entre sus puertas, sino salir al barrio, salir en busca de estos niños, que no cuentan con un lugar de ocio ni diversión sano. Quizás, diversificar el lugar de acogida, ampliándolo al colegio, nos suponga disminuir el número de los que vienen al centro, aunque hasta el momento la asistencia es buena, los martes y jueves vienen entre 5 y 11 adolescentes, de manera irregular, algo propio de El Alto, los sábados unos treinta y los domingos alrededor de 24. Creemos que trabajar en conjunto con el colegio y cuantas asociaciones hay en el barrio es la mejor forma de prestar un buen servicio a la comunidad.

Hasta pronto.

José Adolfo


15/09/2014

COMPARTIENDO LA MISIÓN

Durante los meses de julio y agosto han venido, a compartir la misión, jóvenes de la diócesis de Ciudad Real.

Siempre es un tiempo de gracia poder compartir el día a día, con aquellos que dan su tiempo, para vivir su fe y abrirse a un mundo diferente.

Se han involucrado en las diferentes actividades de la parroquia, en la catequesis, en el servicio jesuita a migrantes, en la capilla... realizando campamentos, dando charlas, y lo han hecho con mucha gratuidad. Y lo más importante, compartiendo la vida y el sentir de las personas.

Cuando uno se integra en un mundo diferente, tan distinto, tiene que aprender a desaprender, a escuchar, a compartir con las personas lo mejor de uno mismo, sentir lo maravilloso que es entregarse. Abrirse, para dialogar con los cuestionamientos que te ofrece un mundo distinto, con sus riquezas y sus pobrezas.



Es un momento de encuentro, de dejarse llevar, de sentirte parte de una misión universal de la iglesia. Para mí, un tiempo de sentirme más unido a mi diócesis y a mi iglesia de origen y de mostrar que no estamos solos, que contamos con ellos, y que ellos sientan y vean lo que hacemos, enviados por nuestra diócesis.

Desde aquí, solamente puedo dar las gracias, a la parroquia, por lo bien que los han acogido, a la delegación de misiones de Ciudad Real, especialmente a Damián, que apuesta por este intercambio de experiencias y de fe, y especialmente a Teresa, José Antonio y Jacob, por su tiempo, sus conocimientos y su entrega. Son muchas las anécdotas y los momentos gratos que hemos compartido, y eso queda para siempre.

Ellos ya regresaron a España, pero la actividad continúa. En la capilla, el centro juvenil va lento, con dificultades, propias de trabajar con niños que no cuentan con apoyo de los padres o que tienen que trabajar, así que vamos a iniciar un pequeño proyecto con el colegio de primaria, y el apoyo de una psicóloga, talleres con los niños y escuela de padres. Va a ser  un tiempo intenso, pero creo que necesario.

En la parroquia, seguimos con la formación de catequistas y hemos comenzado, un proyecto bonito con el grupo de la frarter (grupo de personas con capacidades diferentes) de catequesis y apoyo psicológico. En el servicio jesuita a migrantes hemos tenido el encuentro internacional en la parroquia, 100 jóvenes de Chile, Perú y Bolivia. Pero de todo esto, os hablaré en otro momento.

Espero que el próximo año podamos seguir compartiendo la misión.

Un abrazo.

José Adolfo


14/07/2014

EL ALTO EN IMÁGENES

Desde El Alto, imágenes y voces de la Parroquia de Santa María Madre de los Pobres

(hacer click directamente sobre el texto para acceder al enlace del video)

07/05/2014

PASCUA



Estamos en tiempo pascual, y la Padcua es un tiempo muy especial. Vivir la Padcua es celebrar y vivir la alegría.


La alegría de la resurrección se comunica, se cuenta, cada uno, desde lo que va descubriendo.

Estando en contacto con los niños que vienen al centro, encuentro la alegría en la inocencia, en querer sonreír a pesar de las dificultades, o en aquellos que van creciendo, en sonreír para esconderlas. Encuentro la alegría en aquellos que dan de su tiempo para entregarlo a los más perqueños.

En saber que aún en la dificultad, nos sentimos resucitados y salvados por el Amor. Es sentir que Jesús resucita aquí, y ahora entre nosotros. Sus palabras nos alientan: No temas, deja la tristeza y acoge la esperanza.


Pensando en este tiempo, de dificultades, de emprender nuevos retos, de ver que a veces las cosas no salen como uno quiere, Jesús me invita a revisar mi misión desde su resurrección, entregándome a los otros, desde los otros y por los otros. Y creo que es posible "ayudar a resucitar", a aquellos que carecen de muchas cosas, pero que llevan dentro la semilla de Dios, a veces una semilla que está por germinar, y quien sabe si una mirada, una caricia o unas palabras de apoyo ayudarán a que germine. He leído que al quitar la losa, Jesús no sólo resucitó a Lázaro; devolvió la vida a María, hundida en sus dudas, y a los discípulos, que le seguían acobardados.

Bueno pues espero que esta alegría de la pascua, a todos los que estamos involucrados en la misión, nos de fuerza para estar al lado de los niños, jóvenes y todos aquellos con los que compartimos el día a día de la misión.

José Adolfo


05/03/2014

ANATA

Estos días, coincidiendo con el carnaval, se celebra en el mundo andino la Anata.

Anata es un término aymara que se traduce como juego, es una fiesta-ceremonia de tiempos prehispánicos.

La Anata es un conjunto de expresiones socioculturales: familiares, danza, música, vestimenta, ritos, comida. Es un tiempo de relaciones entre los hombres y la naturaleza.


ch'alla en la parroquia 
Otro ritual que se realiza es la ch'alla. La palabra ch'allar significa en aymara "rociar". Es echar o regar, sobre la tierra o bienes materiales, tejado, esquinas, etc., elementos simbólicos, flores, dulces, alcohol, coca... como un gesto de retribución y gratitud hacia la madre Tierra (Pachamama).

El lunes en la parroquia realizamos la Ch'alla de las capillas, el diácono que nos acompañó, nos explicó como en la cosmovisión andina, las cosas adquieren vida, la casa, no es una cosa, todo lo que nos rodea, las herramientas de trabajo, los productos agrícolas, la naturaleza, las cosas, adquieren vida, son seres que comen y beben, se agradece por lo recibido y se pide prosperidad. En las capillas, se pide para que estas crezcan, para que las comunidades parroquiales crezcan, se mezcla así el ritual andino con la fe católica.


con los niños de la capilla
Me ha gustado mucho esto que he leído sobre la Anata: "En el campo hay regocijo y alegría cuando se ha cumplido con algo, pues sabemos que si hemos sembrado, vamos a cosechar. La fiesta ceremonia de Anata nos permite re-conectarnos con la vitalidad, la plenitud y con esa conciencia que nos recuerda agradecer y que es importante no dejar de sembrar, no solamente para que no nos falte alimento, sino porque así como hemos comido de muchos frutos que no sembramos, debemos pensar en los que vienen y dejarles no sólo frutos, también esperanza. Por eso, Anata es una fiesta ceremonia en la que nos alegramos y bailamos para agradecer a la vida todo lo que nos provee".

Nosotros agradecemos a Dios por todo lo recibido hasta ahora, y pedimos que el Dios de la vida, nos ayude en este período que vamos a comenzar. Dos colegios ya nos han pedido colaboración en la formación de los jóvenes y el próximo domingo comenzamos las actividades en la capilla y en el centro juvenil. Ya hicimos la convocatoria y vinieron unos cuarenta niños y adolescentes, ahora está en nuestras manos el poder ofrecer ese espacio de crecimiento y acogida que ellos demandan.

Es verdad que son muchas las cosa que nos faltan, sobretodo cosas materiales, pero con ese sentimiento de haber sembrado, de seguir sembrando, vamos a intentar, dentro de nuestras posibilidades, dar de nosotros lo mejor para que los niños y adolescentes que se acerquen, puedan disfrutar de un espacio de formación y diversión sanos, donde, paliar de alguna manera las muchas dificultades a las que se enfrentan cada día.

Un abrazo.

José Adolfo

04/02/2014

SALIÓ EL SEMBRADOR A SEMBRAR

Estos días han sido de planificar, de evaluar, de revisar, de proyectarse…

Si tuviese que hacer un balance de este primer año, en líneas generales diría que ha sido positivo, en unos aspectos más que en otros, como no podía ser de otra manera. Si me tuviese que quedar con lo que más me ha llenado, creo que sería el trabajo pastoral en la capilla. Llegué a una capillla, donde tuvimos que comenzar prácticamente de cero, levantar el muro, hacer los baños, acondicionar una sala y una cocina y donde no había prácticamente ninguna actividad. Pro para r el primer año, hemos tenido 35 niños y adolescentes en diferentes pastorales, catequesis, vacaciones de verano, vacaciones de invierno, diferentes talleres, etc. 

Pero el camino es largo y queda mucho por hacer, consolidar una comunidad a la que ahora mismo no acude ninguna persona mayor, donde no hemos conseguido celebrar regularmente misas los domingos y donde los niños acuden solos, ahí está la misión; además de tener que implementar mínimamente la capilla, no hay bancos, ni cuadros, ni ornamentos... Pero los niños son fieles, hemos conseguido que sea la capilla un lugar de referencia para ellos, donde vienen a jugar, divertirse, compartir y conocer la palabra de Dios.

De la proyección para el próximo año, algunas cosas han cambiado, ya no contamos con todos los agentes pastorales, pero tenemos mucha ilusión y ganas de ofrecer lo mejor de nosotros. Más o menos quedaría así el trabajo para el próximo año:

En la capilla, seguiría como responsable, con lo que implica: catequesis, celebraciones, actividades, etc.


En la pastoral parroquial, centrarme más en la atención de catequistas, intentando consolidar un grupo, que no solamente sean catequistas, sino que asuman como prioridad la misión en una parroquia que lo necesita y la labor como laicos; y en el trabajo con jóvenes, formación, convivencias, retiros…

En la parte “más social”, (aunque la pastoral aquí es social), hemos creado un nuevo proyecto “Aportes para la convivencia intercultural”, desde el Servicio Jesuita al Migrante. Con este proyecto pretendemos abarcar a niños, adolescentes y jóvenes. Los niños a través del centro de apoyo pedagógico, los adolescentes a través del centro juvenil y los jóvenes con talleres en los colegios y la participación el programa Rompiendo Fronteras. Tendremos tiempo en el año de ir hablando más del proyecto y lo que la inmigración significa en El Alto)

De los tres yo trabajaría más con adolescentes, que se atenderían en el centro que abriríamos en la capilla que acompaño, dos o tres días a la semana con talleres de valores, baile, teatro, deporte, artes plásticas y con la construcción de un invernadero,  para trabajar el tema de salud, nutrición e higiene.

Y los jóvenes con talleres en los colegios, sobre valores interculturales y colaborando en el programa Rompiendo Fronteras, que trabaja también en Arica (Chile) y Tacna (Perú).

Como veis los retos son tantos como la ilusión y ganas de poder ofrecer lo mejor de nosotros mismos, de ir cada día sembrando.

El pasaje que va a iluminar et trabajo es “Salió el sembrador a sembrar”, como alguien me ha dicho últimamente, 
Capilla Virgen del Carmen
muy acertadamente, no es tiempo de cosecha sino de sembrar, y cuando uno siembra, no debe preocuparse de nada más, Salió el sembrador a sembrar… siempre que escucho esta frase, me imagino al sembrador esparciendo la semilla sin preocuparse de nada más, a él le toca sembrar ahora, ya llegará el tiempo de preocuparse por la cosecha. La actividad de sembrar es presente y no es ideología, sino vida al estilo de Jesús, y el fruto no se va a ser lo que hablemos, ni ideologicemos, sino la VIDA QUE SEMBREMOS. Otros tendrán que cosechar.

Hasta la próxima

José Adolfo

09/12/2013

NAVIDAD

La liturgia de la misa de Navidad comienza con unas palabras de Isaías: "Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado". Estas palabras, a nosotros, que trabajamos y vivimos con niños en situaciones difíciles, y por lo que hemos vivido en los últimos días, nos interpela y nos hace pensar sobre el sentido de nuestra misión.

Pero quiero detenerme en lo que sucedió, esa misma noche, justo antes de que naciera… “No es mi problema” o… “que Dios te ampare” o… “a mí que”… podrían ser algunas de las expresiones con las que los vecinos de Belén, recibieron a María y José cuando iban pidiendo alojamiento. No deberíamos olvidar que aquel Niño que iba a nacer venía a "su casa".

Pero ellos, los vecinos de Belén, no fueron los únicos que lo rechazaron. Cuando Juan, dice: “Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron”, supongo no está hablando, únicamente, de las puertas de Belén: está hablando de las puertas de todas nuestras casas, de nuestras ciudades, de las puertas de nuestra historia, y sobre todo de las puertas, de nuestro espíritu, que es donde Él quería venir a vivir.

Quizás por el gozo del nacimiento, no nos hemos parado a pensar mucho en este aspecto de la Navidad: en el portazo dado a Dios.

Estos días, en Bolivia, las noticias nos hablan de casos de niños abusados, maltratados, violados y hasta asesinados, y la televisión, nos lo muestran con todo lujo de detalles, a veces demasiado escalofriantes y con mucho morbo. Pero más escalofriantes son los datos dados por la defensoría de la niñez, Según la defensoría de la niñez de Bolivia, 14.000 niños, jóvenes y adolescentes han sufrido abusos en algún momento de su vida, el 90% de estos abusos, se realiza en el entorno cercano: colegio, familia… Sin hablar de la despreocupación y abandono en el que viven muchos de los niños y jóvenes en su casa.

Algo de esto hemos vivido muy de cerca estos días, una chica de 13 años a la que han intentado violar y un chico de 13 atropellado por un coche. Son dos niños de nuestro centro. Afortunadamente en el caso de la niña, no se consumó la violación y el niño está bien, pero su vida nos habla de un nuevo portazo en Navidad.

El niño vive con su madre, abuela y hermanos. Él no viene algunos domingos porque con sus 13 años, tiene que hacer la comida para él y su hermanito de 6 años. El domingo pasado al intentar cruzar una avenida, un taxi lo atropelló, fuimos a verlo, y antes de que se lo llevaran al hospital, su única preocupación es que su hermanito estaba solo en la casa. Fuimos a su casa, y su madre salía para vender en el mercado, le dijimos lo que había pasado y su cara no fue de preocupación…

Estos niños, como aquel de Belén, se quedan en el frío de la soledad, escuchando como se cierran las puertas a pocos centímetros de su frente.

El Dios que vino a su casa en Nochebuena era un niño, y el que tuviera que buscarse un corral para nacer, el que tuvieran que recostarle en un comedero de animales no es una anécdota, es un símbolo o una realidad que se repite en muchos niños abandonados, trabajadores…

No quiero amargar la fiesta, pero si la iglesia y el evangelio nos lo recuerda en este día, es por algo.
A pesar de todo, o quizá por esto mismo, Navidad es nuestra fiesta más alentadora, llena de esperanza, alegre, familiar...

Porque es para  alegrarse, que este Niño, al que le hemos dado con la puerta en las narices, no haya hecho su rabieta, no se haya marchado para siempre, sino que siga queriendo volver a nuestra casa, a “su casa”.

Es motivo de alegría, porque Navidad es la fiesta que nos recuerda que Él, sigue viniendo y llamando a nuestra puerta, esperando nuestra respuesta y, el día que nosotros queramos, entrará para quedarse.

Para nosotros, Navidad es volver a ver el rostro de ese niño que nació en Belén, en cada niño de nuestro centro, de involucrarnos más cada día, en intentar llevar un momento de felicidad a sus vidas. En hacerles ver que son queridos, que son importantes, que en nuestra capilla y en nuestro centro, siempre estará la puerta abierta para ellos. De fortalecernos en el sentido de nuestra misión.

Y el Niño (nuestro niño) volverá a llamar. Un día le dejaremos entrar. Nos daremos cuenta, por fin, de que nuestra casa, era y es su casa.


06/11/2013

TODOS LOS SANTOS O EL DÍA DE DIFUNTOS

Ha sido la primera celebración importante de la capilla, desde que yo estoy aquí, un día especial para varios de los niños y jóvenes: Su bautismo. Es concluir un periodo para nosotros, que les hemos preparado, y para ellos es el comienzo de uno nuevo. Fue una celebración sencilla, emotiva, y marcada por lo importante del acontecimiento. En unos días más, celebraremos las primeras comuniones.

Celebración bautizos
 Pero en este blog quiero hablarles de una fiesta, importante y significativa en Bolivia, la fiesta de todos los santos, el día de los difuntos, donde se mezclan ritos propios de la cultura precolombina y ritos de la religión católica. Es un buen ejemplo de sincretismo.

           El primero y dos de noviembre, son los dos días del año en el cual se honran, se recuerdan y se acompañan las almas de los parientes fallecidos. Y son especialmente importantes los “tres todos los santos” posteriores al fallecimiento (la mesa es más elaborada, la celebración es más íntima) porque después de los tres años, el alma ya no es un “alma reciente”.

          Estos dos días, las iglesias celebran misas con listas interminables de difuntos.

     Durante los días previos, principalmente las mujeres, se reúnen para hacer las masas (panes y similar).

            El uno de noviembre todo debe estar listo antes del mediodía ya que es en ese momento, en el que se dice que llegan las almas, para irse a las 12 del mediodía del día dos. La mesa contiene una variedad de masas realizadas para la ocasión, frutas, bebidas, platos de comida, todo aquello que le gustaba en vida al difunto.

       En la concepción aymara el camino que cada persona debe seguir no termina específicamente con la muerte. Cumplidas las etapas de la vida y llegado el fin de la misma en este mundo, todavía hay más. Todo el ciclo ritual de la muerte comprende una serie de ritos y ceremonias, para que el alma tenga la posibilidad de seguir su camino sin problemas y que no reclame a los vivos por la falta de atención, por eso en la mesa se coloca pan en forma de escalera, para que pueda subir, caña de azúcar y de cebolla para que pueda beber en su camino y tenga un bastón para caminar.

          Las personas que acuden al hogar donde se arma la mesa rezan por el alma y reciben parte de los alimentos y bebidas que han sido preparados para la ocasión, pero no de los que están en la mesa.

         El dos de noviembre todo se traslada al cementerio y en lo posible se vuelve a armar la mesa sobre la tumba misma. Se come, se canta y se reza en las tumbas. Los reciris, muchos de ellos niños, son quienes reciben alimentos por los rezos y cantos que ofrecen para las almas. En el cementerio debe repartirse todo, no debe quedar alimento alguno. Los vivos que se alimentan con todo lo preparado, simbólicamente están alimentándose por las almas que ese día se van de este mundo para volver al año siguiente.

Mesa en la capilla
         En la capilla también armamos nuestra mesa, los niños del centro de apoyo educativo hicieron el pan. Tuvimos nuestra celebración, en la que rezamos por todos nuestros difuntos, y terminada ésta, se colocó la lista con los nombres en la mesa, y cada niño, fue rezando por una de las almas, al terminar el rezo, se dice “que se reciba la oración” y todos contestan “que se reciba”, y se desarma la mesa, repartiendo, la bebida, la fruta, el pan, la caña de azúcar…

      Una manera diferente, pero muy especial de recordar a aquellos que nos dejaron y de los cuales nos acordamos por diferentes motivos.

           Un abrazo y hasta la próxima
         
           José Adolfo

04/10/2013

LA CASA

Después de siete meses, por fin se terminó la casa…
¿Recuerdan la foto de llegó la arena?... Pues, de esa foto a ésta, como os digo han pasado siete meses...
Hace una semana que ya vivo en la nueva casa, ha costado mucho esfuerzo, con muchas dificultades e imprevistos, pero ya está.
Salón, comedor, cocina, y muc

Con la casa, llega un nuevo período. Creo que tener este espacio es importante, primero a nivel personal, es tener un espacio propio donde llegar después del trabajo, donde relajarse y recargar fuerzas para seguir adelante. Donde recordar cada rostro, cada mirada, cada gesto y agradecer porque al día siguiente podré encontrarme de nuevo con él. Donde traer a la memoria la sonrisa de los niños y también, porque no meditar las desilusiones y desacuerdos.

Es el lugar donde poder compartir con los amigos, donde tomar un café y conversar, sobre su vida y mi vida, donde compartir y seguir aprendiendo.

Pero también es lugar de misión. La casa está en el terreno de la capilla que acompaño. Era importante tener una presencia constante en la zona, presencia que no había sido muy duradera. La gente demandaba tener esa presencia, que se viese que la capilla estaba viva, que como iglesia estamos al lado de la gente que nos lo pide. Pero no es tarea fácil, hay desconfianza, malos entendidos y sobre todo no hay una involucración plena de la comunidad con la capilla, no sé si aún no la sienten como suya.

Capilla del Carmen, donde está la casa
Desde este nuevo lugar intentaremos que esa presencia sea significativa, que nos vean preocupados por sus demandas y sus inquietudes.

Podré acompañar más de cerca a los niños del centro de apoyo pedagógico, a los niños y jóvenes de la catequesis, a los niños y jóvenes del centro juvenil y asistir más constante al colegio, donde pretendo coordinar actividades y encuentros.

Sé que no es tarea fácil, pero hoy estoy feliz porque tengo mi casa y eso ya es un gran paso.

Así que ya sabéis, tenéis un lugar donde tomar un café si os dais un paseo por el Alto.

Por cierto la inauguración fue con un cocido (a estilo Alteño), y un vino y pisco Chileno (cortesía de la Hermana Verónica, que también solicitó el cocido, porque recordaba a Ocasha por su paso por Potosí, y en el espacio de saludos, me pide Verónica, que mande un saludo a Manuel, Fernando, Adriana y compañía)

Un abrazo

José Adolfo

02/07/2013

MUJERES EN BOLIVIA

Hola de nuevo,

Hemos continuado con los talleres en los colegios, en quinto y sexto de secundaria, chicos que están a punto de salir de colegio y entrar en la universidad.

Uno de los temas que más preocupan o que los chicos necesitan profundizar son los relativos a la sexualidad  y en ellos se incluyen los roles del hombre y la mujer, y en este blog quisiera compartir la experiencia de estos talleres en lo referente al tema, porque realmente es un tema que me ha llamado la atención por lo preocupante.

En Bolivia el tema del machismo, el alcohol y la violencia doméstica son preocupantes, y muy relacionados entre sí, según datos de la ONU el 70% de las mujeres de Bolivia sufre algún tipo de maltrato: físico, económico, sexual... y según el vice ministerio de igualdad y el instituto nacional de estadística, la cifra sería del 87 por ciento. El año pasado hubo 8.787 denuncias de agresión a mujeres en El Alto, y solamente 237 tienen fallo judicial, el resto está en proceso.

Bolivia ocupa "el primer" lugar de 13 países en Latinoamérica en violencia contra la mujer, y es el segundo en violencia sexual.

Leí el otro día de las declaraciones de una mujer maltratada, ella justificaba el maltrato diciendo: "Me pega porque me quiere", extraña confesión sobre el amor. La mujer vive en El Alto.

Alguien escribía un artículo en un periódico y se preguntaba: ¿Somos una nación violenta? ¿Qué pasa con Bolivia? ¿Acaso no es trágico que les peguen y agredan a nuestras madres, a nuestras hijas y a las mujeres en general? ¿No es 70 por ciento un porcentaje aberrante?

Pero desgraciadamente es cierto, es un altísimo porcentaje, y gran parte tienes que ver con la educación.

En los talleres que hemos dado en varios colegios, les preguntábamos a las chicas ¿qué ventaja tienes ser hombre? Y entre otras cosas ellas contestaban que los chicos no hacen nada en sus casas, ellos no cocinan, no lavan la ropa, ni cocinan, llegan a la casa y se tumban y es porque sus mamás así los educan.

El hombre tiene derecho a todo, las madres y abuelas los cuidan, los miman, no les dejan hacer nada...

Y cuando les preguntamos ¿cómo son los chicos?, entre otras cosas, su respuesta es que son: celosos, machistas, egoístas, toman (beben) en exceso, nos creen de su propiedad.

Y por desgracia es así, muchos hombres ven a las mujeres como su propiedad, algo que les pertenece y cuando entra el alcohol en juego las situaciones de malos tratos son habituales. A la parroquia acuden mujeres que no saben cómo salir de este círculo de violencia, se sienten impotentes y perdidas, sin apoyo, en muchos casos, ni siquiera de sus propias familias, que les dicen: "es tu marido, tiene derecho".

Sé que la violencia hacia las mujeres se da en casi todos los países, pero no sé si es tan "normal" que sean 7 de cada 10.

Creo que gran parte de la solución a este gravísimo problema es la educación, una educación igualitaria y por nuestra parte estamos intentando que, por lo menos una vez, las chicas reconozcan que tienen derechos, que nos son propiedad de nadie, que nadie puede ni debe golpearlas, ni maltratarlas de ninguna forma.

Hasta otra

José Adolfo


03/06/2013


CH´ALLA DE LA CASA
KAMISAKI

Ya han comenzado la mayoría de las actividades de la parroquia, o mejor dicho yo me voy incorporando a la mayoría de ellas y ya se va definiendo el proyecto, aunque faltan concretar algunas cosas y otras que van surgiendo en el camino.

En la parroquia comenzó una actividad muy interesante: Jóvenes Rompiendo Fronteras, una actividad con jóvenes de Arica, Chile; Tacna, Perú y El Alto. Pero de esta actividad os comentaré en otra ocasión con más detalle.

Una de las preocupaciones de la parroquia es la inculturación, por eso junto con otros colaboradores de la parroquia he comenzado un curso de aimara, que por cierto es bien complicado, pero espero por lo menos poder saludar y despedirme en aimara al terminar el curso.


Taller colegio Japón

Comenzamos los talleres y charlas en los colegios, está siendo muy buena la acogida por los alumnos y la preocupación de los profesores. Ya hemos ido a dos colegios y unos 400 alumnos, estas semanas iremos a otros tres colegios.

La parroquia la lleva la compañía de Jesús, así que me han invitado a realizar un curso sobre espiritualidad ignaciana, que durará casi todo el año.

A nivel diocesano, ya he conversado con la delegación de jóvenes y creo que pronto podremos concretar alguna forma de colaboración. Para comenzar ayer di un taller para unos 150 jóvenes.


Grupo juvenil de la capilla

Donde las cosas van a "su ritmo" es en la capilla que me han pedido acompañar. Hemos tropezado con una dificultad, la junta de vecinos ha decidido ampliar una de las calles, bueno la única calle y hemos tenido que derribar el muro, lo que ha llevado a tener que cortar la luz, el salón donde mi grupo pasa catequesis y talleres no se puede utilizar, así que nada, al patio a pasar catequesis y talleres, pero bueno se agradece porque dentro del salón hace muuuuuucho frío. Ya tenemos unos 50 niños en catequesis y con mi grupo estamos intentando formar un grupo juvenil, ya tenemos taller de danza (suspendido por falta de luz), manualidades y deporte.

Lo que si avanza, lento pero avanza, es la casa. El mes pasado ch´allamos la casa. La ch´alla se realiza cuando se techa, es un rito de la cosmovisión andina, donde se agradece y se pide a la pachamama para que todo vaya bien y bendiciones materiales y espirituales. Se rocían las paredes y el suelo con alcohol, coca, incienso. Se adorna con canastillas con flores y se come, nosotros degustamos un rico pollo asado. Además se toma una cervecita. Es un rito que también se realiza en carnaval.


Ch´alla de la casa

Hemos cumplido con la pachamama, así que espero que pronto pueda comenzar a vivir en la casita y estar más cerca de la gente, viviendo en el bario. A pesar de estos contratiempos, me encuentro feliz, intentando realizar todas la actividades propuestas y que todo sea por el bien de esta comunidad que tanto lo necesita.

Hasta pronto. Xiqi sinkama

José Adolfo


26/03/2013

De nuevo en El Alto

¡¡¡¡LLEGÓ LA ARENA!!!!

Hola a todos,
Después de largo tiempo puedo de nuevo compartir con vosotros algo de lo que me está sucediendo.

He vuelto al Alto después de unas vacaciones España, he disfrutado mucho de mi familia, amigos y sobre todo sobrinos. Ha sido un periodo para descansar, cargar pilas y dar gracias por tanto bueno que he encontrado en mi vida.

SI quisiera agradecer a mi delegación de misiones,  al obispo de mi diócesis (Ciudad Real) por su disposición y amabilidad y sobre todo a Damián, por su comprensión, por su compromiso misionero y por estar dispuesto a escuchar y recibir. A Ocasha Castilla LA Mancha por su acogida y apoyo, a la permanente de Ocasha y a Ramiro y Chema también por su apoyo y acogida.

Ya estoy de nuevo en El Alto, con su ruido, su tráfico desordenado y su maravillosa gente.

Es momento de volver a encontrarme con esta ciudad impresionante en muchos aspectos y con tanta gente con la que compartí durante tres años y también abrirme a nuevas personas, a nuevos retos y desafíos.

Y ya estoy en la parroquia, Santa María Madre de los pobres, conociendo e introduciéndome en su trabajo, por ahora es tiempo de eso precisamente de conocer y ver donde nuestra labor misionera puede dar mayores frutos.

La primera grata noticia es que hay un equipo, pequeño en personas pero grande en ánimo, para trabajar: la comunidad jesuita, las hermanas de los sagrados corazones y ocasha.

La capilla que me han encargado acompañar, está situada en un extremo de la parroquia, y como podéis ver el trabajo no va a faltar, podríamos jugar a ¿qué le falta a la capilla?... os dejo ese trabajito.

Pero comenzaremos con algo que en Bolivia no puede faltar, un taller de baile.
Hay algunas cosas ya perfiladas en el trabajo:
·         Acompañar la comunidad de la capilla Virgen del Carmen.
·         Trabajar en la formación de voluntariado (en el centro de apoyo pedagógico) y el reto de entrar con una buena propuesta de pastoral en la universidad.
·    Pastoral juvenil: talleres en los colegios, formación de grupos juveniles parroquiales y lo que vaya surgiendo

Por ahora estoy viviendo en una habitación alquilada, en casa de uno de los diáconos permanentes de la parroquia, pero la idea es vivir en la capilla. Allí construirán una casita desde donde poder estar cerca de las personas de la zona, pero para eso aún queda, como podéis comprobar…

Si, aunque ahora no lo parezca esa será mi casa, y lo importante es que: ¡¡YA LLEGÓ LA ARENA!! para comenzar a edificar.

Como el propio edificio de la casa, aún sin hacer, así es la misión encomendada, por hacer.
Pero iremos creciendo, iremos cimentando nuestro trabajo poco a poco, con ilusión y mucha confianza en Dios.

Es un reto muy interesante y motivador comenzar un trabajo desde los cimientos, alegrándonos porque llegó la arena para comenzar a edificar y no decepcionarnos porque solo está la arena.

Sabiendo que todo nuestro trabajo tiene una sólida base, y que las cosas no se hacen de la noche a la mañana, sino poco a poco, poniendo de nuestra parte todo el esfuerzo y las ganas de ofrecer, sobre todo a los jóvenes del barrio un espacio de crecimiento personal y en la fe, distinto a las opciones que ahora tienen (alcohol, pandillas).

Un espacio que se va a ir construyendo con las manos generosas y el esfuerzo de unas personas que creen que otra realidad es posible, en un lugar donde parece que la esperanza no existe.

Por ahora es todo lo que puede compartiros, ya habrá tiempo en estos tres año de ir conociendo los diferente proyectos de la parroquia.

Un abrazo

José Adolfo

Pdata: se admiten adornos, complementos e implementos para la nueva casa

10/12/2012

GRACIAS

Es hora de ir cerrando este periodo de mi vida, y lo primero que se me viene a la cabeza son rostros y nombres.
Convivencia en San Martín

Rostros y nombres de personas con las que he compartido juegos, charlas, clases, talleres, celebraciones... pero ha sido mucho más que todas esas actividades, he podido compartir la fe y la vida.
Porque ese era mi propósito, compartir tres años de mi vida entre las personas que Dios puso en mi camino, y solamente puedo darle Gracias por haberlo hecho.

He podido conocer personas llenas de fe, que dan su tiempo por los demás. Personas que, desde sus creencias, quieren un mundo mejor, comenzando por su barrio, y que son para mí un ejemplo de entrega y dedicación al prójimo.

Sería interminable recordar actividades en este momento, pero en cada una de ellas, estas personas han dado muestras de su altruismo y su gran corazón. Me han enseñado que no importa lo cansado que estés o lo mucho que tienes que hacer, la sonrisa de un niño, escuchar a un joven, borra el cansancio.

En Betania
Me acuerdo del pasaje de la viuda, donde Jesús la pone como ejemplo porque no da de lo que le sobra, sino de lo que necesita. Con su ofrenda la viuda entregó todo lo que tenía a Dios. Este acto pasó desapercibido para la gente, pero no para Jesús.

Algo así sucede con estas personas, no dan un donativo, no hacen caridad, entregan su vida por aquello que creen y por aquellos en los que creen, hacen lo que solamente los que aman sin reservas pueden hacer. Porque los pequeños actos de amor cotidianos, hechos por amor al prójimo, tienen mucho más valor que muchos de los que aparecen en los titulares y son noticia.
.
Ahora quiero descansar, ver a mi familia, jugar con mis sobrinos, hablar con mis amigos, recobrar fuerzas para comenzar con ilusión y entrega la nueva misión que Dios me da.
Grupo de confirmación capilla San Martín

Gracias a todos por compartir la vida conmigo, gracias por enseñarme que siempre se puede dar un poco más de uno mismo, gracias por ser como son, por aumentar mi fe en un mundo mejor, por hacerme parte de su vida, por mostrarme que enriquece y mucho el diálogo entre culturas desde la fe compartida y desde el corazón .

 Gracias, gracias, gracias de todo corazón y hasta siempre.

JOSÉ ADOLFO SÁNCHEZ PINTOR


29 de octubre de 2012

Encuentro centros infantiles




Para que conozcais un poco más la fundación Sembrando Esperanza, creada en la parroquia, voy a contaros algo de lo que se hace y con que centros cuenta. La fundación tiene siete centros: tres centros infantiles, un centro de salud, un centro de educación especial: Mururata, tres centros infantiles, un centro de apoyo educativo y un centro de formación y capacitación ciudadana.


Comenzaremos con los centros infantiles: Virgen de la Fuensanta, Sagrado Corazón de Jesús y Beata Piedad de la Cruz. Estos centros infantiles fueron creados para subsanar deficiencias en la educación en niños menores a 6 años. En los centros se brinda principalmente educación, nutrición, salud (en coordinación con el centro de salud Jesús Obrero). Los centros que gestiona la fundación son reconocidos por un buen nivel en educación y por dar a los niños una atención con mucha calidez.

Ayer los tres centros se reunieron en un polideportivo y realizaron una feria disciplinaria (algo así como una exposición) que se denominó: “Por tener un mundo mejor, respetemos los derechos del niño”.

Cada centro y cada curso, organizó un stand, con diversos temas: derechos del niños, Las plantas, el agua, figuras geométricas, medios de transporte, importancia de la alimentación, salud y así muchos más.

Fue una grata experiencia ver a niños de 3 a 6 años explicar por qué son importantes las plantas, por qué no hay que malgastar agua o por qué sus padres deben alimentarlos bien, o ver a un grupo de niños de cuatro años, disfrazados de animales, contarnos un cuento y decirnos la importancia de valores como la solidaridad o el amor al prójimo. Además sirvió para ver que realmente la calidad educativa que se ofrece en los centros a los niños es alta.

El trabajo de las educadoras fue grande y como además se celebraba el día del educador, sirvió para homenajearlas, y valorar todo su trabajo.

Como digo fue una mañana muy enriquecedora, donde además pudimos compartir con muchos trabajadores y beneficiarios de la fundación. A mí me tocó ser jurado y como no sé evaluar a niños tan pequeños y todo me gustó tanto, mi puntuación fue 100.

En la próxima les hablaré de otro centro de la fundación.

Saludos

José Adolfo



10 de septiembre de 2012


La visita de “La Mamita”


Todo el mes de septiembre y octubre, tendremos en la parroquia la visita de La Virgen de Copacabana, y en la capilla de San Martín de Porres, nos ha tocado “inaugurar la visita”, ha sido una semana muy intensa, de mucho trabajo, pero muy gratificante.

El santuario de Copacabana, está a orillas del lago Titicaca, es el segundo en importancia de América, después del de Guadalupe y la gente le tiene una devoción muy especial a “la mamita de Copacabana”. Copacabana pertenece a la diócesis de El Alto, y durante todo este año, la imagen de la Virgen, peregrina por las parroquias de El Alto.

La Virgen ha visitado colegios, fábricas, juntas de vecinos, plazas y casas de devotos de la Virgen. En todos ellos, ha sido recibida con mucho cariño. Es una gran experiencia misionera.

Las visitas te ponen en contacto con las personas, visitar sus casa, te acerca a su realidad, la gente expresa todo lo que lleva dentro, ante la imagen de” su mamita”.

Aprovechando la festividad de la natividad, hemos celebrado el cumpleaños de la Virgen, vinieron niños de todos los centros parroquiales, y de los colegios. Como es costumbre, lo celebramos con un te piñata, con payasos incluidos. Una tarde muy agradable, donde los niños conocieron más de la Virgen y se divirtieron con juegos, canciones y como en todo buen cumpleaños, se cantó el cumpleaños feliz y se comió la tarta.

En la noche tuvimos procesión por toda la zona, fueron muchos los vecinos que acompañaron a su Mamita.

El domingo la despedimos, con una eucaristía, muy emotiva, que por cuestión de espacio tuvimos que realizar en la calle, muchos vecinos acudieron a ponerse bajo el manto de la Virgen, y así pedir su protección. La comunidad de la capilla, bailó ante al imagen y se le entregó a otra capilla de la parroquia. La emoción al despedir a la Virgen fue grande, muchos de ellos no pudieron aguantar las lágrimas…

Nos ha servido también para trabajar como comunidad, para abrir las puertas de nuestra iglesia a la zona en que vivimos, para que nos conozcan más y vean en nuestra iglesia, una iglesia comprometidas con nuestro barrio y sociedad.

Ahora la imagen visita otras zonas de la parroquia y la fundación, desde ahí seguiremos en misión con “la mamita”.

José Adolfo

.

7 de Agosto de 2012

Este mes de agosto, es algo especial. Siguen las actividades en la fundación y en la parroquia, el colegio ha reanudado las clases, además tuvimos el aniversario del colegio y nos preparamos para recibir en septiembre la visita de la Virgen de Copacabana.

Pero digo que es especial porque este mes comparto la misión de manera muy especial con tres jóvenes de la diócesis de Ciudad Real.


Durante este mes, realizarán labores en la fundación, en los centros infantiles, en el centro de salud y en el Kurmi, además de la parroquia.


La presencia de voluntarios es frecuente en la parroquia y en la fundación, durante el verano (en España) viajan a dar parte de su tiempo. Pero si además se une una inquietud misionera, la experiencia es completa. Conocer la realidad de la parroquia o la fundación donde realizamos nuestra misión, nos enriquece a todos. 


Ellos son Irarel, Nazareth y Teresa. Después de la adaptación y pasar el mal de altura, ya están trabajando en la fundación y colaborando en la parroquia.


Pero más que el trabajo que puedan realizar, es conocer, hablar con la gente, conocer como trabajamos en misión, compartir la vida, en definitiva es poder empaparse del espíritu misionero y volver cargados de ilusión por compartir en España lo que hacemos, y quien sabe si alimentar esa inquietud misionera para poder un día decidirse a la misión. 

A mí, me hace sentirme más cerca de mi diócesis, recibir en casa a personas de mi provincia, que sienten ese gusanillo de la misión me hace estar más cerca y presente en mi diócesis y creo que para Ocasha también es importante, somos misioneros enviados por nuestras diócesis y mantener estos contactos reafirman lo lazos.


Pero no todo va a ser trabajo, visitaremos, el lago Titicaca, Tiwanaku y La Paz. Como aperitivo ayer tuvimos una convivencia con la pastoral familiar en el campo, compartimos un día de sol, comida y juegos y pudimos conocer más de cerca la realidad de esta pastoral.

Espero que para ellos sea una linda experiencia y puedan regresar cargados de "misión".



25/06/2012

video



13 de Junio de 2012

Por fin...



Si, por fin puedo acceder y compartir con todos vosotros, mis vivencias.

Sería muy largo ponerme al día después de tantas actividades, así que lo mejor es compartir algo de lo que he hecho recientemente y de lo que va a venir.

Lo primero es recordar a Juan, que compartió conmigo un año, desde aquí mucho ánimo y muchos recuerdos de las personas que acompañaste y que te recuerdan.


Estos días pasado viajé a Cochabamba, al bautizo de Damiá, hijo de David y Cristina, y pude visitar a Luis y Laura y ver que se encuentran bien, fue grato compartir aunque fuese solamente un ratito con todos ellos, eso te llena y revitaliza.

El invierno se preve intenso, ya se nota el frío en las mañanas y en las noches, por eso los colegios salen de vacaciones de invierno y en estos días la parroquia realiza una actividad para los jóvenes de los colegios, Betania. Una actividad donde los jóvenes (de entre 15 y 16 años) tienen la posibilidad de realizar diversas actividades, a las que no tienen acceso de ordinario y reflexionar sobre su vida, su familia, el colegio... La actividad se financia con actividades parroquiales, en mi capilla hicimos una mini Kermesse, que sería algo así como venta de diferentes platos.

El mes pasado, invitado por el Padre Giovanni (vicario de la parroquia) y junto a seis jóvenes de la parroquia, tuve la oportunidad de vivir una experiencia (un campamento de tres días) de misión en una zona rural, concretamente en Ancoraimes, camino al lago Titicaca. La realidad de estos jóvenes es muy distinta a la que se vive en El Alto, y a mí, me recordó experiencias pasadas y pude reencontrarme con una forma diferente, pero muy grata de misión. Estar en contacto con estos jóvenes, escuchar al párroco contar sus dificultades y su trabajo, me acerca a la ilusión del primer anuncio, donde hablar de Dios, es hablar de sencillez, cercanía, de algo novedoso para la vida.

En la fundación seguimos con el trabajo de acompañamiento pastoral, donde uno se da cuenta de la necesidad que tienen las personas, de contar con un espacio propio donde poder hablar de su vida, de lo más íntimo de uno mismo, donde poder abrirse y compartir aquello que no tienen oportunidad en su vida diaria.


En la capilla que acompaño, en las vacaciones de invierno de los colegios, haremos lo que llaman "vacaciones útiles", talleres para jóvenes y niños, donde tengan la oportunidad de relacionarse de una manera diferente. Los talleres serán de baloncesto, cerámica, baile y guitarra, el costo es prácticamente cero y los talleres los darán gente de la capilla (yo haré el de baloncesto).


La misión se presenta así como espacio para estar cerca de las personas, escuchando, estando a su lado, siendo uno más y parte de sus vidas, esas vidas que Dios ha puesto en mi camino.


Prometo no perderme por mucho tiempo y subir alguna foto.


Seguimos unidos en la misión.


José Adolfo